No siempre se puede controlar en el exterior

La soledad te brinda la oportunidad de enfrentar tu mayor obstáculo: tu ego

Vivir con propósito es detener el hacer y dedicarle tiempo a nuestro ser. Detenerte, respirar y contemplar para crear, criar y cultivar.

Triunfos, fracasos, críticas y situaciones adversas estimulan nuestra mente. Cuando estimulen tu ego, acepta con apertura, respira y contempla. Evitar reaccionar es un rasgo de inteligencia emocional.

Un vencedor evita reaccionar. Contemplar, sentir y meditar, son habilidades que la paciencia le permite cultivar. Su tarea es moldear su ego, adoptar y cultivar nuevos hábitos y actitudes constructivas es practicar desapego.

Agradece tu capacidad de aislarte para conocerte y florecer. Son la actitud del vigilante y la metacognición, tus herramientas de meditación. Vencedor; celebra, ríe y afirma: “Me regalo momentos de soledad para conectar con mi esencia, practicar perdón y compasión y ganar resiliencia”

¡Celebra la Vida, ríe y deja reír!

No siempre se puede controlar en el exterior, pero siempre se puede controlar lo del interior

Gracias, gracias, gracias y bienvenida seas abundancia 🎉🍀.

Autor: Freddy Villavicencio

Linkeind – más información aquí